viernes, 8 de febrero de 2013

San Blas 2013: La bendición de los barzones y la caza

Hace ya un tiempo, publicamos un post en el que recordábamos lo que la tradición cuenta de "San Blas" (si quieres leerlo completo pincha en este enlace).

Lo resumimos a continuación:
"San Blás vivió allá por el siglo IV d.C. Debía ser Ruso de la zona de Armenia.
Al hombre se le debía dar bien el tema de las pócimas y al parecer era conocida su fama de "médico".
Se hizo famoso por especializarse en problemas de garganta (anginas, gripes, faringitis,...). Su fama en estas curaciones le permitió llegar a obispo. La época que le tocó vivir debió de ser bastante turbulenta para los cristianos porque durante un tiempo fueron perseguidos. Él se refugió en una cueva donde tuvo una vida muy ermitaña.

Se comentan que los animales del campo se acercaban a su cueva cuando tenían problemas de salud y al parecer San Blas los sanaba. De ahí que se haya heredado la costumbre de bendecir las piezas de caza el día de San Blas (3 Febrero).

Con la persecución San Blas fue encarcelado y torturado. Mientras estaba en prisión siguió con sus prácticas sanatorias y cuentan que curo a más de un prisionero.
El resto de su vida hasta la muerte fue un camino bastante tortuoso, durante el cual intentaron varias veces que renunciase a su fe y que apostatase. Evidentemente no lo consiguieron y tras ser de nuevo torturado lo condenaron a morir decapitado.
Por el camino hacia su ejecución cuentan que iba bendiciendo a la gente que se agolpaba alabando su fe y sus milagros curativos.

Desde entonces, cuando alguien se atraganta, nos acordamos de San Blas, aunque yo reconozco que cuando más me acuerdo de él es cuando me llega el olor a barzón recien hecho."

Este año, como el año pasado y el anterior, y el anterior y el anterior... Los catones no faltaron a la cita con el Santo y se acercaron a bendecir los barzones y a los que le gusta la caza, las liebres y perdices que habían cazado esos días.

Subimos unas cuantas fotos a ver si os gustan.

1 comentario:

  1. Riquísimo estaba el barzón bendecido y el moscatel estaba cojonudo..., no digamos nada el buen ambiente como demuestran estas magníficas fotos. Buen trabajo a los Hnos. Ezquerro por el expléndido blog. Saludos

    ResponderEliminar